Las losetas vinílicas son la opción ideal para cambiar el piso de nuestra casa u oficina, ya que son fáciles de colocar y mantener limpias, y cuentan con una gran versatilidad de diseños para decorar todo tipo de espacios.


A continuación, compartimos algunos prácticos consejos para limpiar y mantener en buen estado tus pisos vinílicos, con menos esfuerzo.


Usar trapeador para polvo

Los peores enemigos de tus pisos vinílicos son la suciedad y los químicos, por lo que el uso de un trapeador para polvo es ideal para evitar el desgaste de la superficie del piso por la erosión a consecuencia de la tierra y otros agentes contaminantes que traemos del exterior.


Evitar productos agresivos

En el mercado existen un sinfín de productos químicos para limpieza de superficies, que si bien son eficaces también pueden deteriorar drásticamente las losetas vinílicas por los agentes activos que contienen para limpieza pesada. Para limpiar la suciedad que no se quita barriendo ni aspirando, es mejor usar un trapeador empapado con agua tibia (no caliente); para los casos más difíciles, puedes poner en el agua un poco del shampoo para cabello que usas regularmente.


No empapar el piso

El agua en exceso suele quedarse estancada en las grietas, bordes y vetas de los pisos, afectando el pegamento que une al vinílico con el suelo, lo que a la larga causa que este se afloje de los bordes. Lo más recomendable si se requiere utilizar el trapeador, es humedecerlo levemente y frotar el piso solamente lo necesario para desprender la suciedad.


Esperamos que estos consejos te sean de utilidad para mantener tus pisos limpios y presentables por mucho tiempo. Si necesitas de asesoría sobre mantenimiento o pulido de pisos, contacta a nuestros representantes.